Del MVP al producto soñado

Created
Jan 23, 2022 12:28 PM

🤔 ¿Cómo llego al producto soñado?

Lo primero de todo es que no podremos tener ese producto soñado desde el principio. Aún teniendo las habilidades y conocimientos, si nuestro objetivo es sacar un rendimiento económico a ese producto, no podríamos pasar a crear el producto soñado en el momento 0.
¿Por qué?
Podríamos perder muchísimo tiempo desarrollando y que al final a la gente no le interese ese producto. Obteniendo un rendimiento económico que sería muy inferior al tiempo invertido.
¿Lo hacemos por placer? ¿por aprender o para nuestro disfrute? Entonces ahí podría cambiar y sí que podríamos buscar ese producto soñado en el momento 0. Pero yo voy a hablar sobre productos a los que le buscaremos un beneficio económico.

Empezamos por el principio, resolver un problema

Ahora vamos a la raíz del asunto, el problema que nuestro producto resolverá. Antes tan siquiera de meternos en crear un MVP tenemos que tener muy claro que problema resolverá nuestro producto.
notion image
Lo podremos enfrentar de muchas maneras diferentes. Lo único importante en este paso no es el cómo, lo importante es que sepamos resolver el problema.
Como diría el mismísimo Steve Jobs:
Cuando comienzas a intentar resolver un problema, las primeras soluciones que se te vienen a la cabeza son muy complejas y por eso la mayor parte de la gente se queda parada cuando llega a este punto. Pero si sigues, vives con el problema y pelas más capas de la cebolla, llegas a menudo a soluciones muy elegantes y muy simples.
Intentamos resolver un problema, pero no importa el cómo. Ya iremos perfeccionando nuestro producto poco a poco. Iremos entiendo más el problema a medida que avanzamos e investiguemos, a medida que probemos soluciones y veamos que funciona y que no funciona realmente. No podemos pretender llegar a Marte solo haciendo una versión del cohete.
En una charla sobre diseño de Javier Cañada habla del proceso que debería seguir un producto. Al final sería algo muy parecido a la programación donde nosotros recibiríamos un input (problema) > aplicaríamos un proceso de resolución > y tendríamos un output (la solución).
Para comenzar nuestro proceso hasta llegar a nuestro producto soñado empezaremos por crear un MVP, EVP o “inserte nombre para producto inicial”. Esto será el siguiente punto que trataremos.

El producto inicial o MVP

Cuando vayamos a ponernos a hacer el primer producto inicial tenemos que tener en mente que el objetivo principal de esta versión será el probar si hay demanda para nuestro producto y si seremos capaces de monetizarlo o no.
Primero vamos con dos definiciones:
Un MVP es un producto con características mínimas que ayuden a las empresas a obtener feedback lo más rápido posible.
Un EVP sería una versión inicial de un producto pero más sofisticada y terminada que un MVP. Aquí tardaríamos más tiempo en desarrollarla que con un MVP.
Entre las dos opciones mi preferida sería el MVP. ¿Por qué? Por velocidad por poder probar rápidamente si mi idea para resolver un problema podría funcionar y si la gente me llegaría a pagar.
¿Es la única solución? No.
Si tenemos una audiencia grande, muchos contactos o vamos a ser capaces de generar un gran hype podríamos ir por la via del EVP. Pasarnos más meses desarrollando una versión más acabada e ir probándola con grupos pequeños de usuarios. Ejemplos de estos casos para startups tendríamos PitchMighty o Kairn.Empresas que gracias a sus founders tienen un poder de alcance muy grande que no necesitan ir por la vía del MVP. Se pueden permitir el lujo de estarse años perfeccionando un producto que irán testeando con grupos reducidos de clientes que les pagarán desde el minuto 0.

Tener nuestra visión final siempre presente para no desviarnos

Cuando empezamos por nuestro producto inicial a menudo nos sentimos disgustados porque querríamos que ese producto fuera mejor, así no es como nosotros imaginábamos del todo la solución.
Pero no podemos caer en querer mejorarlo más y perder tiempo y dinero. Tenemos que lanzar.
¿Cómo podemos solucionar esa ansiedad de querer tener un producto mejor?
Creando un masterplan, o lo que podría ser la visión de la empresa por fases.
notion image
Aquí arriba puedes ver el masterplan que Elon Musk escribió para Tesla en 2006. Él sabía que su solución era acabar con la contaminación de los coches, pero no podía pretender que el primer coche de todos ya fuera perfecto y arreglara todos los problemas. Había muchas cosas que solucionar, autonomía, eficiencia, contaminación…
Para esto creamos un masterplan donde tenemos muy claro a que punto queremos llegar y lo vamos desgranando por mini hitos.
Pero, ¿a medida que vamos trabajando en solucionar un problema vamos descubriendo que podríamos ir cambiando nuestra visión inicial, no?
Si.
Por este mismo motivo no tenemos que regirnos al 100% a nuestro masterplan inicial y lo más sensato sería ir innovando y modificándolo cada X tiempo.
Cómo diría el mismísimo Walt Disney:
Disneyland will never be completed. It will continue to grow as long as there is imagination left in the world.

La iteración en el producto hasta llegar al Product Market Fit

Da igual al final como enfoquemos hacer esa primera versión. Lo que tenemos que tener muy claro es que al final será un proceso de mejora continua. Desde tener algo que podamos enseñar a potenciales usuarios, ir recibiendo feedback y acabar con un producto muy bueno que resuelva sus necesidades.
Jim Brikman - Y Combinator
notion image
En esta imagen de Jim Brikman podemos ver como sería el proceso desde la idea hasta que consigamos tener una versión estable y lista para ser escalada a miles/millones de usuarios.
La mayoría del tiempo consistirá en definir un proceso robusto de experimentación, donde nos permitamos equivocarnos e ir aprendiendo continuamente. Durante este proceso iremos definiendo cada vez mejor el diseño y la funcionalidad de nuestro producto.
Suhail, founder de Mixpanel y ahora de Mighty explica muy bien en este tweet cómo podría ser ese proceso:
En el proceso vemos que tendríamos que ir en sprints semanales, quincenales o mensuales. En esos sprints iremos lanzando features nuevas para nuestro producto e iremos perfeccionandolo.
¿Cómo decidir que features vamos a ir añadiendo?
Siguiendo los consejos de Jim Brikman tendríamos que preguntarnos dos preguntas en todo momento:
  1. ¿Cuál es mi suposición más arriesgada?
  1. ¿Cuál es el experimento más pequeño que puedo hacer para probar esta suposición?
Una vez respondidas estas preguntas podremos ir avanzando en nuestro desarrollo hasta llegar al producto soñado. Lo bueno de esas dos preguntas es que las podremos usar para prácticamente cualquier proyecto o tarea que tengamos que hacer.

El camino a la perfección en el diseño y funcionalidad

Hablemos un poco de diseño. En nuestra primera versión de todas el diseño será básico, sobre todo por falta de tiempo y dedicación. ¿Pero tenemos que olvidarnos al completo de el? ¿Cuándo empezamos a preocuparnos por tener un buen diseño?
Para empezar con esto, cualquier persona puede diseñar. El diseño no solo es colores o la forma de un elemento. También tenemos que pensar en donde colocar ese elemento, que palabras vamos a usar, cuándo lo vamos a enseñar, cuál es su experiencia de uso y más. ¿Qué quiero decir con esto? que puede que se te dé mal dibujar o elegir colores y no importará al inicio, porque el diseño es mucho más que unos colores o un dibujo.
Para intentar contestar a estas preguntas voy a utilizar consejos de Joe Gebbia, Steve Jobs y Walt Disney.
Desde la primera versión de nuestro producto tendremos que tener una mentalidad de diseño. Algunas cosas que podríamos hacer:
  • Tener mentalidad de médico. Tenemos un paciente que es nuestra empresa y nosotros cómo médicos tenemos que ir examinando todos sus posibles males y buscar soluciones a ellos
  • Básate en datos pero no empieces por ellos. Al inicio no tendrás datos de nada. Utiliza tu intuición y básate en hipótesis creativas. Experiméntalas y luego utiliza los datos para seguir trabajando en tus hipótesis o descartarlas
  • Mantén un ambiente de innovación. Desde el día 1 impulsa a la gente a proponer ideas y que las puedan probar
  • Cuándo tengas una idea para desarrollar, párate un poco, y piensa cómo podríamos hacer esa misma idea aún más grande
Si en algunos momentos te falta inspiración para diseñar te dejo algunos recursos que podrás usar:
  • Salir a dar un paseo escuchando música o los ruidos que te rodean
  • Ir a un museo
Durante todo nuestro proceso de iteración en el producto tenemos que ser nuestros mayores críticos y buscar la excelencia en el diseño. Una cosa que me impacto mucho viendo el documental de “The Imagineering Story” es que al final de todo un trabajo tan arduo cómo es diseñar un parque de atracciones como Disneyland, cuándo nosotros vamos al parque lo primero que haremos cuándo estemos en la cola esperando es fijarnos en los desperfectos. ¿Qué quiero decir con esto? que el diseño nunca está acabado. Es un proceso continuo de mejora y autoexigencia donde tendremos que ir mejorando cada detalle. Porque hasta los detalles más pequeños podrán marcar la diferencia en la experiencia de nuestro usuario.
Todo son procesos. Proceso de mejora en el diseño, procesos de onboarding de usuarios, procesos, procesos.
https://www.crondose.com/2016/06/what-does-it-take-to-become-a-great-developer/
notion image
Este proceso tenemos que ir aplicándolo por fases y proyectos. No podemos permitirnos tampoco que la búsqueda de la perfección frene los avances del producto. Esto tampoco significa que nos olvidemos del diseño. Por esto es tan útil adoptar la mentalidad de ir trabajando a la vez diseño y desarrollo e ir aplicándolo por proyectos y fases.

🤔 Referencias